martes, 6 de diciembre de 2016

Nueva criatura

UNA NUEVA CRIATURA*

2 Corintios 5:17 - De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

El pasado ya se fue y nada se puede hacer con el. Miramos al pasado meditando: ¿Qué hubiera querido hacer con mi vida? O ¿Qué hubiera deseado hacer que nunca realicé?


Estas son preguntas que solemos hacernos especialmente cuando nuestro presente no es el más agradable.


Mientras conversaba con un hermano ya entrado en edad, me decía que la mayor parte de su vida la había desperdiciado. Y ahora; dos infartos, muchos recuerdos amargos y demasiada soledad eran sus compañeros.


Doy gracias a Dios porque ya no tengo que preocuparme por mi pasado, puesto que soy una nueva criatura en Cristo. Mi pasado gris ha quedado en el fondo del mar para nunca más perseguirme. Para jamás alterar el rumbo por el cual me he de echar a andar. Ahora camino en Jesucristo y con Jesucristo.


Y bueno, mi único afán está en HACER SU VOLUNTAD diariamente. Tarea Difícil, pero no imposible si tenemos genuina Fe. Completar la obra que Dios me ha llamado a hacer será mi puerto final. Si fuera a pensar en el pasado, el viejo hombre emergería, dándole lugar al enemigo para marchitar esta vida hermosa que al presente por la gracia hoy vivo.

Dios nos llama a olvidar el pasado y a ir en busca de todas las cosas gloriosas que Él tiene guardadas por venir. Mi relación con Jesús hace todas las cosas nuevas.

Nuevamente, el pasado es pasado. Vivamos el presente como si hubiésemos nacido hoy.

Mat 6:34 - Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

Por Serafín Alarcón


http://tablitasdelsenor.faithweb.com/

viernes, 2 de diciembre de 2016

Mi esperanza

Jesús es mi esperanza*

Oh alma mía, reposa sólo en Dios, porque de él es mi esperanza. - Salmos:62:5

Predicar la palabra de Dios se hace en este tiempo más que necesario. Predicarla en las plazas y en todo lugar a donde el Señor nos Envíe. Mantenernos prepadrados para compartir el AMOR de Dios, sea o no el tiempo oportuno.

Como hijos de Dios tenemos la encomienda de corregir, reprender y animar a la gente con paciencia y pasión. Porque, llegará el tiempo en que la gente no escuchará ni querrá escuchar el consejo que viene de parte de Jesús. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros y pastores que les digan lo que sus oídos carnales desean escuchar.

En lo que a mi concierne, me he de esforzar por mantener mi mente clara y libre de cualquier viento de doctrina falsa. Debo estar dispuesto a SUFRIR  por el Señor. Hoy más que nunca he de ocuparme en decirle a los hombres la Buena Noticia de que en Jesucristo hay verdadera PAZ y ESPERANZA.

Serafín Alarcón Carrasquillo