lunes, 11 de julio de 2016

Merecemos poco

Merecemos poco

**Merecemos tan poco y recibimos tanto*

El sábado mientras evangelizaba en algun pueblos del noreste de mi amada isla conocí a dos hermanas. Hermanas biológicas y en la fe. Eva y Ana acomodaban algunas cosas en su auto y allí en el estacionamiento de un centro comercial Dios dispuso nos conociéramos.

Con discreción me acerqué y sin titubear les regalé un mensaje a cada una. Sus ojos se alumbraron al ver lo que decían. Entonces, de ese instante en adelante nuestro encuentro tomo una forma casi sobrenatural. Les digo que estuvimos una hora hablando bajo un sol candente. Alabamos, oramos y sobre todo nos regocijamos en la presencia de Dios sin importar lo que la gente pensara al vernos tan envueltos en aquel culto improvisado.

Hermanos míos, Dios nos ha sacado de Egipto. Allí éramos esclavos de nuestro ego y nuestras pasiones. Una vez conocemos de forma personal a Jesús nuestra perspectiva sufre un cambio radical. RADICAL es la palabra. La tierra prometida se hace evidente en nuestra forma de ver las cosas, en la manera en que enfrentamos la vida y sus pruebas. Mientras vivía en Egipto, tuve que hacer el trabajo duro de un esclavo, pero cuando Dios tomó control de mi vida supe por fin lo que es el reino de DIOS y su JUSTICIA.

Mientras compartía con Eva y Ana nuestros corazones ardían igual a los caminantes a Emaús. Nuestras palabras fluían como fluye la leche y la miel destilada de una nueva tierra. Lluvias del Espíritu Santo limpiandonos y haciéndonos creer que no hay razones por qué temer. Todos los días Dios quiere mostrar su AMOR por medio de otros, Él desea manifestarse a nuestras vidas de manera sobrenatural usando vasijas frágiles. Que podamos ser su luz a las personas que nos rodean. Merecemos tan poco y recibimos tanto.

Mateo 6:33 - Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Serafín Alarcón Carrasquillo - tablitasdelsenor.faithweb.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario