lunes, 28 de noviembre de 2016

A pesar de lo que pase

*A pesar de lo que pase*

¡Regocijaos en el Señor siempre! Otra vez lo digo: ¡Regocijaos! -Fil-4:4

Caminaba y sector del pueblo de Ponce, Puerto Rico cuando vi como dos jóvenes discutían por algo que no lograba entender. Uno de ellos parecía no querer seguir con la discusión mientras el otro le decía palabras que no puedo repetir. Me detuve y con gesto disimulado y mirándole a los ojos le sugerí se fuese del lugar.

Las palabras que nuestro Señor Jesucristo tiene para nosotros van acompañadas de Sanidad y sobre todo edificación. Estas son un llamado a la prudencia, un llamado a hacer el bien sin reservas y sobre todo a vivir vidas en el GOZO inefable de Jesús.

Si alguno se empeña en hablar con otro tipo de lenguaje, sencillamente no es de Dios y nada tiene con el Señor y su doctrina. El AMOR, la fe y la esperanza han de ser ese faro que nos marca la ruta hacia puerto seguro. El darnos por completo sin esperar recompensa será indicativo que esas palabras de Jesús han ido calando en nuestra conciencia a veces demasiado frágil.

Te digo, las contiendas, las envidias y los pleitos son solo una pequeña parte de la obra del mal en nuestro entorno. Hoy con fe debemos hacerle frente a esos hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad. Hoy con la autoridad del Espíritu de Dios debemos anunciar al mundo que en la Palabra de Dios encontramos defensa y refugio seguro. 

Insisto, la piedad acompañada de contentamiento y certeza de fe producen en nosotros iniciativas que solo Jesucristo puede poner en nuestros corazones. Pues amados, nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Sin embargo, el Señor se glorifica en el uso de vasos frágiles que para el mundo ningún valor tenían.


Así que, teniendo esta verdad bíblica de nuestra parte con más razón debemos regiocijarnos a pesar de lo que pase a nuestro alrededor.

!Regocijate!

-Serafín Alarcón Carrasquillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario